Biodiversidad: el estado de la situación en la Argentina Columnistas Dossiers

Dossier Biodiversidad: el estado de la situación en la Argentina

Un paisaje en la región andina de los Lagos, cerca de Bariloche.

El país tiene una biodiversidad extremadamente variada, pero sus habitantes no la cuidan lo suficiente. La supervivencia del hombre y sus modelos sociales y económicos está intimamente vinculada con el cuidado y la preservación de la naturaleza. 

El cambio climático y la erosión de la biodiversidad son los dos mayores desafíos que debe enfrentar la humanidad. A pesar de las numerosas alertas lanzadas por asociaciones de protección ambiental y diversas publicaciones científicas sobre la importancia de preservar y conservar la biodiversidad, ésta siguió siendo el pariente pobre del desarrollo sostenible y esta triste realidad ha llevado al amargo fracaso de las Metas de Aichi. La tragedia vinculada a la zoonosis del Covid-19 ha fortalecido la idea de que es necesaria una profunda revisión de nuestra relación con la naturaleza y que debemos reconstruir un mundo más sostenible: la próxima década debe ser la que marque un cambio, y permita la reconciliación hombre-naturaleza.

El One Planet Summit del pasado mes de enero dedicado íntegramente a la biodiversidad y a futuros eventos como el Congreso Mundial de la Naturaleza en septiembre 2021 y la COP 15 en 2022 parecen ser un buen pronóstico para la biodiversidad en el escenario internacional, pero qué pasa en el mundo de las empresas? Aunque la biodiversidad se está abriendo camino en las estrategias de las empresas y se la está tomando cada vez más en cuenta, todavía vemos con demasiada frecuencia que, debido a los problemas climáticos queda relegada lo que constituye un error. De hecho, el 10 de junio ppdo., el IPCC (el grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático) y el lPBES (la plataforma Intergubernamental Científico-normativa sobre Diversidad Biológica y Servicios de los Ecosistemas), junto a expertos intergubernamentales en clima y biodiversidad, confirmaron que: “las crisis climáticas y la pérdida de biodiversidad están estrechamente vinculadas y se refuerzan mutuamente y que no podremos tratar los problemas provenientes del cambio climático sin tomar en cuenta la biodiversidad”.

Biodiversidad: la situación actual

El concepto de biodiversidad está definido por el Convenio sobre Diversidad Biológica (un acuerdo que establece compromisos para mantener la diversidad biológica como un bien mundial para la supervivencia de la humanidad) como siendo: “la variabilidad de los seres vivos de todos los orígenes, incluidos, entre otros, los ecosistemas acuáticos y los complejos ecológicos de los que forman parte: esto incluye la diversidad dentro de las especies, así como la de los ecosistemas”(art. 2).

Las actividades antropogénicas constituyen el origen de la erosión de la biodiversidad, pero ¿de qué estamos hablando exactamente?. La erosión de la biodiversidad se refleja particularmente en el aumento de la tasa de extinción de especies, en la reducción de las poblaciones de determinadas especies, en la degradación de los hábitats naturales. Es el resultado principalmente de la destrucción y fragmentación de los ambientes naturales (debido a actividades antropogénicas: urbanización creciente, intensificación de prácticas agrícolas, etc.), de su contaminación (de
origen doméstico, industrial y agrícola), de la sobreexplotación de especies silvestres (sobrepesca, deforestación, etc.), de la introducción de especies exóticas invasoras, pero también del cambio climático.

Para nombrar solo algunos números, según los expertos del IPBES, el 75 % de la superficie terrestre ha sufrido alteraciones considerables, mientras que el 66 % de la superficie oceánica está experimentando cada vez más efectos acumulativos y se ha perdido más del 85 % de (la superficie de) humedales. Alrededor del 25 % de las especies de grupos de animales y plantas evaluados están amenazadas. El ritmo del cambio global en la naturaleza durante los últimos 50 años no tiene precedentes en la historia de la humanidad. (IPBES 2019): debemos actuar !

¿Por qué debemos proteger la naturaleza?

La biodiversidad posee un valor intrínseco, debe estar protegida por sí misma. Así mismo la naturaleza es esencial a la supervivencia humana: los ecosistemas saludables limpian nuestra agua, purifican nuestro aire, mantienen nuestro suelo, regulan el clima, reciclan nutrientes y nos proporcionan alimentos. Proporcionan materias primas y recursos para medicamentos y otros fines. Están en la base de todas las civilizaciones y sostienen nuestras economías. Es así de simple: no podríamos vivir sin estos “servicios eco-sistémicos”. Son lo que llamamos nuestro capital natural.

El caso Argentino
Argentina posee una importante diversidad de especies siendo el 17º país con mayor riqueza de especies vegetales y el 7º entre los países de América del Sur (fuente: Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible – ver mapa abajo). Es uno de los países conel mayor número de ecorregiones del mundo. (Lean et al. 1990). Cuenta con 18 ecorregiones: 15 continentales, 2 marinas y 1 en la Antártida. Tiene una importante variedad de paisajes y climas y una diversidad de ecosistemas que conllevan a una gran diversidad de especies. (Figura 2) (Burkart et al. 1999).

Las diferentes ecorregiones de Argentina (Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible).
El gobierno ha identificado varias regiones prioritarias donde la pérdida de biodiversidad es significativa: Pampa, Chaco
Seco, Yungas, Deltas e Islas del Paraná, Selva Paranaense, Puna y Bosques Patagónicos.

Síntesis del estado de conservación de las especies en Argentina, 2019 (fuente: Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, 2019)

 Componente  Estado de la conservación en la Argentina
 Flora Taxones de plantas vasculares (incluye especies, subespecies, variedades y formas): 11.067 (2.056   endémicos, 7.988 nativos y 1.023 introducidos).

Familias de plantas vasculares: 262 (contiene 2.134 géneros).

 Peces Especies nativas continentales: 524 (109 endémicas).

Especies de peces marinos: 478.

 Anfibios Anfibios nativos: 177 especies y subespecies, comprendidas en 42 géneros y 17 familias. 30 % de las especies son endémicas. La Argentina es el 10º de 40 países neo-   tropicales por la importancia de su diversidad de anfibios.

Desde la última categorización (2012) se describieron dos nuevas especies.

 Reptiles Lagartijas y anfisbenas: 261 taxones, clasificados en 27 géneros y 10 familias (se estima que el             número total de taxones podría superar los 300).

Serpientes: 136 taxones, agrupados en 47 géneros y 8 familias.

Tortugas: 14 especies que representan 6 familias y 10 géneros de tortugas marinas y continentales.

Crocodilianos: solo dos especies, ambas del género Caimán (familia Alligatoridae).

 Aves  1.034 especies nativas, correspondientes a 26 órdenes y 82 familias.

27 especies han sido identificadas como endémicas o casi endémicas.

73 especies son de presencia ocasional.

 Mamíferos  Especies nativas: 409; correspondientes a 181 géneros, 46 familias y 12 órdenes, más 23 especies     introducidas con poblaciones silvestres
Lobos marinos a orillas del Canal de Beagle, Tierra del Fuego.

 

La biodiversidad y las empresas socias de CCI France Argentine: un panorama detallado aquí

¿Cuáles son los riesgos que pesan sobre la biodiversidad en la Argentina?

Las causas de pérdida de biodiversidad son múltiples; las más importantes son: la conversión de ecosistemas naturales a tierras agropecuarias, la deforestación e implementación de malas prácticas de manejo ganadero y la presencia de especies exóticas invasoras.

En 2016, el gobierno argentino implementó un plan estratégico 2016-2020 con el objetivo de frenar la pérdida de biodiversidad regulando su uso y promoviendo su protección. Esta
estrategia se divide en nueve ejes:

  •  Conservación y uso sustentable de la biodiversidad.
  • Conocimiento y gestión de la información sobre la biodiversidad.
  • Conciencia, divulgación y educación sobre la biodiversidad.
  • Prácticas productivas y de consumo sustentables.
  • Recursos genéticos.
  • Valoración de la biodiversidad.
  • Monitoreo, control, prevención y fiscalización de la biodiversidad.
  • Coordinación interinstitucional e intersectorial.
  • Cooperación internacional.

La estrategia aún está buscando mejorar y cada año el gobierno publica un resumen de su progreso. Observamos como un evento importante de 2019 la adopción del plan nacional: El Plan Nacional de Conservación del Yaguareté . El yaguareté es el felino más grande del continente americano. La pérdida de su hábitat y la caza ilegal, entre otras amenazas, hicieron que su distribución se redujera un 95 %, quedando en la actualidad menos de 250 ejemplares con vida. En el año 2004 fue declarado especie “en peligro de extinción”. El plan está disponible aquí.

La percepción de las asociaciones ambientalistas

De acuerdo con las asociaciones ambientalistas, las acciones desplegadas por el gobierno son en general alentadoras, pero lamentablemente a veces se aplican poco o nada en algunos lugares en vista a la urgencia de la crisis que atravesamos. Se deben fortalecer los controles para asegurar que se respeten las medidas tomadas. Además, todas coinciden en que el pueblo argentino en general está interesado en los temas ambientales y que le gustaría hacer más. Sin embargo, falta información. Si le pidieran a un argentino que nombrara 2 especies endémicas de su país es probable que no sepa

¡Aseguremos a los argentinos que esta observación es bastante generalizada en el mundo! De hecho, se ha observado con demasiada frecuencia que la conciencia de los ciudadanos no es lo suficientemente alta y que debe fortalecerse si queremos el apoyo de todos los actores de la sociedad. Pero para intensificar las acciones, sería necesario fortalecer la conciencia de las poblaciones y en particular la de los más jóvenes. Una persona sensibilizada desde temprana edad estará más inclinada a adoptar un comportamiento virtuoso que le permita reducir los impactos negativos sobre el planeta.

La preservación de la biodiversidad no se podrá hacer sin el compromiso de todas las partes interesadas de la sociedad; las empresas tienen que desempeñar un papel fundamental en la lucha contra la erosión de la biodiversidad.

Nota preparada por Céline Eson, Biosphera Consulting

Fotos: Céline Eson

Print Friendly, PDF & Email

Suscribite a nuestro Newsletter