Breves

Stellantis celebra un nuevo aniversario del querido Citroën 2CV/3CV

En octubre de 2021, el inolvidable 2CV/3CV cumple 73 años. Es el auto elegido para la cápsula Herencia Citroën de este mes. Fue el auto de mayor producción y el más vendido de la marca en todo el mundo.  

El programa Herencia Citroën recuerda los principales modelos clásicos de la marca francesa que cuenta con una de las historias más ricas de la industria, gracias a más de cien años de trayectoria y modelos e innovaciones tecnológicas que se hicieron históricos. En el quinto capítulo de la serie, se presenta el 2CV y 3CV, un modelo mítico que marcó un cambio en el mundo automotriz y reflejó perfectamente las necesidades de su época. Fue un auto robusto, bien diseñado y sobrio. Se produjo a partir de 1948 y hasta los años 90.

Este emblema de la marca fue una de las tantas ideas innovadoras de André Citroën, cuyo sueño había siempre sido de motorizar Francia. La “toute petite voiture” (auto chiquitito) fue el apelativo cariñoso para el ambicioso proyecto de desarrollar un utilitario compacto, que se adaptara a la perfección a las necesidades de una sociedad todavía muy rural, que necesitaba modernizarse para mejorar sus desplazamientos.

 

Los inicios

Las primeras noticias del Citroën 2CV  irrumpieron en la Argentina unos años más tarde, en 1956,  con la publicación de una nota en la revista Motor. Fue presentado como coche utilitario rural sobre cuatro páginas. Sin embargo, hubo que esperar hasta 1958 para verlo circular por las rutas y calles del país. Las primeras unidades, provenientes de Francia y de Bélgica, causaron un gran asombro se ganaron en seguida adeptos, ya que el modelo se adaptaba perfectamente a la variada geografía argentino. El pequeño auto se desenvolvía con igual éxito por las pampas y las montañas, con frío o con calor, sobre tierra o asfalto. Las ventas crecieron rápidamente e impulsaron la fabricación de estos vehículos en nuestro país.

Los distintos modelos

Entre febrero de 1960 y abril de 1961 se fabricaron las versiones AZL y AZU, con motor de 425 cc. y 12,5 HP a 4.200 R.P.M. (el motor era de origen francés), tapado por el mítico capó “belga”. En mayo de 1961 aparece el capó “paraguas” que perduró hasta el final de la producción. En 1962 se sumó la producción de la versión motorizada con un 12,5 HP y en 1963, la 14 HP a 4.250 R.P.M. Aquella motorización fue distinguida por un cambio fundamental: una tercera ventana sobre los modelos AZLE (“E” de especial), ¡tres años antes de que se haga en Francia! Ese mismo año se ensambló también la versión “pick-up” de la AZU, denominada AZUP.

El 19 de marzo de 1966 aparece la versión AZAM con un nuevo motor A53. La cilindrada era la misma pero la potencia creció hasta los 18 HP a 5.000 R.P.M. El 23 de agosto de ese mismo año apareció la versión económica (AZ) en dos modelos: AZC, con embrague centrífugo, y AZN, con embrague mecánico.

En 1967 se incorporó la apertura de las ventanas de las puertas traseras en las berlinas y comenzó la fabricación de las furgonetas AZU versión ENTEL. Se trataba de un modelo fabricado especialmente para la empresa estatal de teléfonos. En 1970 aparece el modelo AZM, una versión exactamente igual al AZAM pero con embrague mecánico. El 21 de marzo de 1970 finaliza el montaje de las furgonetas AZU y AZUB. El 2CV AZAM resistió un poco más y se siguió fabricando hasta finales de 1971 mientras que el 2CV AZM duró hasta marzo de 1972.

Los 3CV

El 1º de noviembre de 1969 Citroën Argentina lanzó el modelo 3CV AZAM-M28 con el motor de 602 centímetros cúbicos y 32 HP. a 6.250 R.P.M (motor M28). Las únicas diferencias con la fisionomía del 2CV eran los faros traseros, (propios del Dyane 6 francés) y los faros indicadores de giro delanteros, de forma rectangular, y traseros, ubicados en el frente de los guardabarros (desaparecen los faros indicadores laterales). La caja de velocidades había sido completamente rediseñada y era basada en la caja del AMI 6 francés. También se incorporaron amortiguadores hidráulicos en las 4 ruedas. En 1970 tanto los 2CV como los 3CV incorporaron las puertas delanteras de apertura “normal”. Existió una versión furgoneta AK, que tenía la mecánica del 3CV, en versiones AKR (con vidrio lateral) y AK (sin vidrio lateral).

Debido a un decreto del Estado Nacional en 1972, que imponía a las terminales producir automóviles de bajo precio, se fabricó una serie especial “económica” del 3CV denominada AXN. Se trataba de una versión básica que carecía de la tercera ventana y todos los ornamentos del modelo tradicional, incluso los paragolpes estaban pintados como en la furgoneta AK.

Hacia fines de 1973 apareció el 3CV Prestige, que transformó el 3CV en una “break”. Esta versión pasó a denominarse simplemente 3CV en 1977. Un año más tarde, el 3CV cambió de nombre y fue comercializado como M-28. Este cambio fue justificado por un restyling, con la incorporación de nuevos colores de carrocería, nuevas llantas, un nuevo tapizado, butacas delanteras corredizas, nuevo color de la capota y nuevas líneas autoadhesivas laterales con el emblema M-28. Se fabricó hasta el año 1980, cuando la empresa decidió finalizar su producción en Argentina.

La secuela

Sin embargo, la historia del Citroën 3 CV en la Argentina no terminó con la partida de sus creadores. El hombre de negocios Eduardo Sal Lari relanzó la producción del modelo en 1983 bajo la denominación IES-3CV. En 1986 presentó un importante restyling con nuevos faros cuadrados en el guardabarros y una trompa más cuadrada. Esa versión fue bautizada IES-3CV América. Le siguió el IES-3CV Súper América al año siguiente. Las modificaciones sustanciales de ese modelo fueron reservadas a la parte mecánica. Finalmente, en 1990 y luego de más de 30 años de producción en el país el 2CV/3CV dejó de fabricarse para siempre. Aunque todavía muchas unidades siguen circulando por las calles y las rutas argentinas.

Más datos sobre Citroën en la Argentina en www.citroen.com.ar.

 

Print Friendly, PDF & Email

Suscribite a nuestro Newsletter